Archive for 16 mayo 2009

h1

La doble moral

mayo 16, 2009

Las revelaciones acerca de los hijos concebidos por el presidente del Paraguay, Fernando Lugo, durante la época en que ejerció hábitos sacerdotales, generaron diversidad de críticas y posiciones en torno a su figura. La argumentación de hechos de la vida privada como fuente opositora en el plano público de la política sólo minimiza a quien la promueve.

fernando lugo 5

Read the rest of this entry ?

h1

El arte reparte

mayo 16, 2009

El sociólogo francés Pierre Bourdieu nada contra la corriente. Su defensa de la cultura y el arte, en estado inmaculado y ajeno a las leyes del mercado, parece una necedad. Este argumento se desprende de su artículo “Más ganancia, menos cultura”, donde sostiene que la masividad del arte asociada al lucro resultan incongruentes con el concepto de cultura.

La mirada del autor se ve cercada por una interpretación reduccionista. Su idea supone que el arte debe ser desarrollado sólo por unos pocos, ajenos a las tentaciones del dinero y conscientes del compromiso con la ética y la estética, al que, sin embargo, no todos tienen acceso a consumir, ya sea por distancias económicas o culturales.

“El arte es una mentira y nos hace ver la verdad”, sintetizó Picasso. La cruzada de Bourdieu con miras a recuperar la condición elitista y exclusiva del arte es, además de utópica, anacrónica. No es posible aislar del mundo comercial a cualquier actividad humana, y ésta una vez dentro del mercado, no tiene más opciones que aceptar las reglas del juego.

El sentido común indica que una manera de democratizar la cultura es involucrar a la comunidad en las diversas actividades que de aquella se derivan. El arte y la cultura son, de alguna manera, disciplinas que reflejan y transmiten la realidad y el modo de pensar de una sociedad y una época determinadas. ¿No sería correcto, acaso, extenderlos entre las diferentes capas sociales?

Existe infinidad de ejemplos en los que las expresiones artísticas de índole popular han conseguido un éxito formidable que, sin alterar premisas éticas y estéticas, supieron despertar el interés y el acercamiento de los más relegados en el campo de la educación y la cultura. La sentencia de Bourdieu, carente de sensibilidad, es un poco preocupante.